Sobre mí

Este de aquí soy yo, más conocido como Esaú Martín y, ya que soy el protagonista de esta historia, voy a hablarte de las cosas que me hacen levantarme cada mañana con ganas de... (completa tú la frase si quieres).

Jamás pensé que un tímido disfrazado de extrovertido sería capaz de escribir un "Sobre mí", pero ahí va.


Tengo un nombre más raro que un perro verde y no conozco en persona a nadie que se llame como yo, pero tengo ganas. Me han llamado de todo: Saúl, Raúl, Esaúl, Esaud y hasta me lo han escrito como "Esaw", que hay gente muy original.

Antes me molestaba pero ya me da igual. Es raro que alguien que me acaba de conocer sea capaz de entender mi nombre a la primera, a pesar de que se lo deletree. Por eso felicito a quien lo consigue. No me parece tan difícil.


Me gusta viajar hacia el buen tiempo (pero sin pasarse), porque no me gustan los extremos. Adoro comer más que cocinar, y odio limpiar (lo que sea), pero lo hago mientras no lo pueda subcontratar.


Me relaja salir a pasear, porque estando encerrado en casa corro el riesgo de que se me caigan las 4 paredes encima. Odio correr (ya, lo sé, es de cobardes) y por esa razón mi primo me llama "Forrest Walk".


Mataría por vivir cerca de la playa (como el 90% de la humanidad) y darme todos los días -sin excepción- un baño.


Me interesan muchísimo los documentales de Netflix sobre temas que me apasionen (marketing, diseño, política, nuevas tecnologías, historia, ciencia... es decir, casi todo), pero Netflix los produce mucho más rápido de lo que yo puedo devorarlos.


Odio las películas de humor, de terror y las de ciencia ficción, bueno, más que odiar no me interesan lo más mínimo, me parecen una pérdida de tiempo. Sufriría viendo una.


Me vuelve loco Cádiz y el marisco (a quién no, me refiero a Cádiz y bueno... también al marisco). Y no hago ascos a unas buenas carrilleras, la paella de mi madre, o sus codornices en salsa. Todas ellas apuestas seguras.


Soy 100% de playa y poco de montaña. Si viví en alguna época anterior, supongo que fui un pez.


Formo parte de esa porción de la humanidad que opina que la tortilla tiene que ser con cebolla o no es (somos mayoría, y lo sabes).


No puedo tragar la cerveza, me sabe malísima, pero me gusta el vino, y si es bueno pues mejor.


No se me dan mal los números, aunque a veces le intente buscar una explicación numérica a cosas que no la tienen. Y soy un desastre para hacer regalos, a mi mente le falta imaginación.


Soy hijo de la música POP española de los años 80, y de Alejandro Sanz (hijo de él no, de su música en todo caso). También me encanta Juan Luis Guerra, Maná, Raphael, Luis Perales, Freddie Mercury y una pasión tardía por el flamenco: Camarón, Paco de Lucía...


Paso del Reggaeton y del rock duro, y la mayoría de la música clásica me aburre, aunque la respeto (desde luego más que al Reggaeton).


Huyo de las ideologías que se miran al ombligo, de los chinos me fío más bien poco (en las relaciones comerciales la mayoría tienden a engañarte, son así) y, de los rusos que mandan, más bien nada.


Trato de acercarme a la gente buena, pero buena de verdad.


Me falta tiempo para hacer todo lo que quiero.



Y creo en el poder de la palabra, por eso enseño a escoger las mejores en cada momento y a colocarlas en orden para formar un puzzle llamado discurso con el que te puedas hacer entender.


¿Sencillo?


A veces sí, a veces no tanto, depende.


Ah! y también te enseño a matar fantasmas, los del miedo escénico. Aunque como no existen no los puedes matar, pero puedes pasar de ellos. Ya me entiendes.


Me gusta vivir y, para eso, sólo hace falta tiempo, porque lo más importante es gratis. Sal ahí fuera y cógelo.


Yo también doy algunas cosas gratis.

Algunas son algunas, no todas.

Algunas está perfecto.


Si eres de los que creen que hablar bien en público se consigue en dos tardes, ok, pero esto no es para ti.


Para los que se esfuerzan, la Fórmula ARE es un buen comienzo, y no te costará nada. La consigues si te registras aquí:

Escribo historias para destacar al hablar en público varias veces a la semana.
Si esto es un problema para ti, no te suscribas.

Debes leer y aceptar la política de privacidad para cumplir con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y entender que tus datos están seguros, ya que serán guardados en mi proveedor de email marketing Active Campaign, que también cumple con el RGPD. Todo está protegido y amparado por la ley.

Pág.  [tcb_pagination_current_page] de [tcb_pagination_total_pages]